La Helicicultura


 

La Helicicultura, es el arte de cria y explotación en cautividad del caracol terrestre, aplicando para ello técnicas que permiten la reproducción del molusco, la obtención de alevín, engorde y para concluir, la comercialización del mismo.

Básicamente el proceso de producción controlado consiste en imitar el ciclo vital de un caracol en la naturaleza disponiendo de lugares diferenciados para cada etapa de su cría y engorde en cautiverio.


 

Para la aplicación de la técnica de explotación es necesario saber desde un principio que la Helicicultura, al igual que otras actividades productivas, requiere de unas instalaciones adecuadas y el uso de materiales específicos.

La "tecnificación" del sector helicícola es un hecho en la realidad y el aporte de I+D+i es fundamental para su progreso y consolidación.


 

Actualmente el único sistema que se puede entender como "rentable" en términos económicos es el que se conoce como "mixto", y que consiste en disponer de un criadero de caracoles con dos partes diferenciadas, una para acometer la fase de reproducción y obtener el alevín; la otra destinada al engorde, un espacio distinto al primero y que se destina al crecimiento del molusco.


 

La conserva de caracol o destinar el huevo para consumo humano generan un valor añadido al producto y contribuye a mejorar el rendimiento en términos económicos de una explotación helicícola. La producción obtenida puede presentarse al mercado mediante procesos artesanales de elaboración y conserva.